El Masón y el Libre Albedrío.

Todos los individuos hemos sido dotados de la capacidad de ser virtuosos, de poseer una serie de fortalezas necesarias para el avanzar propio de cada consciencia. Ahora bien la decisión de comprender y desarrollar tales virtudes, es una capacidad autónoma e individual que cada  individuo posee.

Esa capacidad por si misma representa para el  hombre sabio una virtud, la virtud base de todas  las demás, ya qué es allí donde se deriva el ser mismo, esta capacidad es conocida como Libre albedrío.

El Libre albedrío es definido; “como el poder  del individuo para  desarrollar la capacidad de  elegir una línea de acción y  tomar  decisiones  sin estar sujeto a limitaciones impuestas por causas antecedentes ni por necesidad, o por predeterminación divina.”(Diccionario Español Digital)

El Masón es fruto del libre albedrío, es el resultado del hombre virtuoso,  que por sí mismo tomó  el camino de la  orden. En la iniciación masónica, el aspirante es confrontado múltiples veces con esta poderosa virtud y es a través   de  ella que decide o no iniciar su recorrido por nuestros augustos misterios.  Esta virtud es un acto libre por entero, es  causa y no un efecto.

Los masones somos libres y de buenas costumbres, es  ello la base, no solo moral si no espiritual de todo iniciado. La Libertad y las buenas costumbres son fruto del Libre Albedrío bien usado.

La virtud es un poder  y como todo poder puede ser usado para hacer  el bien o para hacer el mal, dejando de ser entonces una virtud.

Como Masones es nuestro deber  el superar al individuo profano que en distintos puntos de nuestra vida podríamos encontrar en  nosotros mismos, construir en todo momento a ese hombre superado que desde nuestra propia iniciación decidimos ser; siendo este camino masónico totalmente personal y tocado por las influencias externas, pero tomando de estas las que sirven y desechando las que no en el avanzar del camino emprendido.

Los Masones guiados por nuestro Libre Albedrio debemos escapar de los límites simplistas materiales, buscando dentro de  nosotros la verdad, atreves de las virtudes, moldeando todo sentimiento  y  pasión contrario a nuestros correctos principios y fundamentos,  debiendo ser esta nuestra principal diferencia con el hombre no iniciado.

Los individuos no tenemos nuestro destino marcado, el G:.A:.D:.U:.   nos dio los límites entre los cuales movernos, siendo el futuro construido por nuestro accionar día a día, de no ser así no tendría sentido la búsqueda de  la superación del individuo, bastaría con solo esperar y dejar pasar el tiempo delante de nosotros permaneciendo pasivos. El Libre Albedrío es en esencia la virtud que nos permite dar el sentido que deseemos a nuestra propia existencia, por ello el uso de este ha determinado y determinara siempre nuestras vidas.

Comments 1

  1. El individuo realmente no tiene libre albedrío sino hasta que toma sus decisiones desde su ser superior, mientras las toma desde su ego es solo una marioneta de las circunstancias….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *