El método masónico.

La historia es fundamental para entender nuestro presente y así es como este relato nos ubica en la edad media de nuestro pasado, cuando vivíamos de forma tal que a día de hoy podríamos considerar insoportables, cuando predominaba el sistema político del feudalismo, cuando a raíz de una fuerte creencia religiosa por parte del cristianismo – catolicismo se promovía un estado de existencia conformista y rechazaba contundentemente cualquier tipo de actitud diferente a este.

No obstante, a pesar de estos pensamientos tan arraigados, el ser humano no ha carecido de codicia a la hora de buscar más riquezas para la vanagloria de un pueblo o de un rey, ya fueran estos fines los mejores o los peores, se utilizaba la guerra como pensamiento empresarial de la época.

Se acentúa fuertemente el arte gótico, emparejado con la concepción de ciudad, la cual consideraba que si una ciudad quería ser considerara como tal, tenia que tener una catedral majestuosa, gigante e imponente en todo el centro, digna de admiración y respeto que representara la grandiosidad de Dios.

Aparecen los primeros freemasons, los constructores de catedrales, que poseían tanto el conocimiento como las herramientas para llevar a cabo tan importante labor, con el respaldo, protección y financiamiento de la iglesia católica, se crea una utopía alrededor de la forma de vivir de estos constructores, que debían mantener un profundo secreto profesional, fraternal e iniciático.

Desde un punto de vista filosófico, Martin Lutero, realiza una critica que cambiaria el curso de la historia, al opinar que los preceptos de la iglesia romana han sido transgiversados por las pasiones humanas y el ideal se ha perdido.

Citando un caso en concreto, podríamos traer a colación la venta al contado de la salvación eterna o mejor conocido como las indulgencias.

Martin Lutero siembra en las mentes de los creyentes la idea de que el ser humano puede comunicarse directamente con Dios y no necesita intermediarios, que pueden leer la biblia e interpretarla a su manera. Cuando este ser humano, deja de estar en un estado pasivo y pasa a la acción, empieza a construirse a si mismo.

Acontece para estos tiempos que se inventa la imprenta moderna, ahora se imprimían más biblias en mucho menos tiempo, que en el tiempo en el que un amanuense tardaba en escribir completamente una sola.

Esto genera un cambio social que sé combina con el movimiento cultural del renacimiento y da como resultado el nacimiento de un nuevo ser humano.

Una nueva concepción, pasamos del teocentrismo al antropocentrismo En 1648 se firma el tratado de paz de Westfalia, que da comienzo a una transición de la edad media a la edad moderna y establece un nuevo orden basado en el concepto de soberanía nacional en la parte occidental del mundo, marcando así el nacimiento de los estados nacionales.

A través de este tratado de paz, empezamos a contemplar de forma política y poco filosófica, el principio de tolerancia religiosa. Cuando nos preguntábamos colectivamente si Dios era uno o tres o eran múltiples Dioses. Esta tolerancia fue promovida inicialmente por el primer príncipe de Transilvania Juan Segismundo Zapolya al recibir en sus dominios al pueblo unitario de Miguel Servet.

Con base en todos estos avances, logros, conocimientos y en este nuevo ser humano. La edad media llega a su final, dando comienzo a la era moderna. Terminando así, con la construcción de templos físicos y dando comienzo a la construcción de templos metafóricos.

Un ser humano mucho más ético, responsable de sus actos, creativo, emprendedor, auto constructor, etc. Surge una separación entre el pensamiento religioso y el científico, este último basado en el método científico que consiste en la observación sistemática, medición, experimentación, y la formulación, análisis y modificación de hipótesis Desarrollo Nuestros antepasados constructores de catedrales, se vieron ahora sin trabajo, en la necesidad de continuar la labor, pero ahora que el mundo ya no necesitaba más catedrales majestuosas, decidieron empezar a construir templos metafóricos para la humanidad entera.

Comenzó así, una carrera por recuperar las antiguas tradiciones, los antiguos procederes, ahora transmutando estas costumbres y aplicándolas en el propio ser humano.

El Método Masónico Se constituye basándose en los conocimientos y procedimientos antiguos, para conseguir la trascendía de un ser humano de forma individual, mientras se reunían de forma colectiva.

Dicho conocimiento se consigue, principalmente en uno mismo, usando elementos de referencias o guías que se pueden representar de distintas maneras.

Una de ellas, de forma alegórica, en símbolos que debían ser interpretados por los pertenecientes a la orden, representando con esto, el concepto de antidogmatismo al no poder definir un solo significado a un símbolo y al considerar que el ejercicio de la interpretación da como resultado múltiples verdades y no una sola absoluta, entre otras maneras, el uso de las herramientas y las aplicaciones de las mismas, con las que cuenta el masón, en las distintas etapas de su recorrido o mejor conocido como los distintos grados simbólicos, entre otras maneras.

Este conocimiento se enseñaba con unos procedimientos, basados principalmente en rituales, que representaran el trabajo de un constructor a través de un psicodrama educativo, donde el masón pudiera aprender con experiencias reales, vívidas sobre la propia piel, de lo que significaba trabajar en la construcción de un templo, su propio templo.

Con el objetivo de generar valores, se reunían estos masones que ahora pasaban a considerarse especulativos o simbólicos, alrededor de personas que no guardaban, en la mayoría de ocasiones, ninguna semejanza en su forma de pensar, para debatir temas éticos, morales y que concernían al funcionamiento de la sociedad.

Estas personas eran puestas en un camino que debían recorrer a lo largo de toda su vida masónica, la cual estaba distribuida en Aprendiz, Compañero y Maestro. Aprendiz El profano que toca a las puertas, el ser que debe morir para renacer, esas personas que se encuentran en la búsqueda de la luz, de la verdad, del conocimiento.

Para ser admitido masón, deberá realizar un conjunto de experiencias y pruebas vivenciales que cambiaran su posición inicial, empezaran a ser neófitos de la orden y comenzaran un recorrido hacia el interior más profundo de ellos mismos, para que se encuentren con su propio ser, se auto descubran con la ayuda de las herramientas que se les serán suministradas y contemplen su propio templo interior, en ruinas, su propia piedra bruta.

Guiados por los hermanos, deberán callar, escuchar, estudiar y aprender. Deberán empezar a devastar su propia piedra.

Compañero Una vez este masón se haya descubierto a si mismo, deberá comenzar el proceso de aceptación, de reconocerse tanto en sus costumbres buenas o mejorables, comprender el motivo de sus costumbres, separar tanto lo bueno como lo malo y empezar a buscar formas de mejorar lo malo.

Este masón ya está en la capacidad de argumentar, de purificar su templo. Maestro Finalmente este masón deberá ser capaz de autodeterminarse, escoger la mejor versión de si mismo o la que más le guste, continuara aprendiendo a ser el que ya es. Ya es capaz de tomar decisiones o actuar con base en todo lo aprendido.

Una vez llegado al grado del maestro, no se acaba el camino, el recorrido continua, siempre estamos aprendiendo, siempre somos aprendices, siempre estamos transformándonos y aceptándonos, siempre somos compañeros y siempre estamos eligiéndonos por sobre todas las cosas que puedan tumbarnos, siempre somos maestros.

Es un método cíclico sin conclusión, posible representación del infinito. Este método tan exclusivo como aparenta, no deja de ser universal, tanto un masón de occidente como de oriente, puede aplicar estos conceptos y buscar los resultados que garantiza el desarrollo de su propio ser.

En este recorrido que he emprendido como masón, doy gracias porque se me han abierto las puertas a una institución donde puedo buscarme a mi mismo, donde puedo aceptarme y puedo elegirme, donde cuento con herramientas valiosas para construir mi propio templo y a la vez un templo para la humanidad entera, no estoy solo, cuento con hermanos verdaderamente fraternales que están recorriendo este camino conmigo, puedo contar con ellos, puedo contar con maestros que sabiamente están dispuestos a guiarme a una mejor versión de mi mismo, que sabrán cuales son los momentos oportunos en los que debo avanzar o reflexionar (si no es que ya lo he identificado), que me pondrán en un camino recorrido por miles o millones, para finalmente brindarme la oportunidad de guiar a otros…

Comments 3

  1. Excelente articulo. Un Recorrido sumamente interesante con palabras sencillas partiendo de eventos historicos para luego introducir el concepto de Masoneria y su objetivo que no es otro que el formar un mejor ser humano partiendo de las debilidades y fortalezas de cada persona.

  2. EXPLICACION SENCILLA PERO MUY CORRECTA ASI LO ENTIENDO DE LOS CONCEPTOS DE LA MASONERIA .-..SINCERAMENTE MUY INTERESANTE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *