Entrevista al Presidente de la Confederación Masónica Interamericana y Gran Maestro de Bolivia José Crespo Bonadona.

Por: Alejandro Medina B.:

En mi rol como Director de este medio de comunicación he tenido la grata oportunidad de realizar importantes y destacadas entrevistas a varios de los principales líderes de la masonería mundial. Esta entrevista que pudimos realizar el día de hoy al Presidente de la Confederación Masónica Interamericana y Gran Maestro de Bolivia, hace parte de ese compromiso de Masonería Global de llevarles a nuestros lectores el acontecer noticioso de la masonería internacional.

Agradezco por demás en nombre de este medio de comunicación a mi Queridísimo Hermano José Crespo Bonadona por esa gentil y amable atención que le caracteriza.

 

¿Qué es la Confederación Masónica Interamericana?

En pocas palabras se puede definir a la CMI como a una organización sin fines de lucro que agrupa a todas las Grandes Potencias Regulares reconocidas como tales y que en los diversos países de América y parte de Europa están integradas por personas que se han identificado con el ideal Universalista Francmasónico y la Declaración de Principios de la CMI y que han sido admitidas regularmente como sus miembros en cada una de ellas. Es pues un organismo regulador de las relaciones masónicas mundiales, dado el espíritu internacionalista que distingue a la masonería y respetando la independencia y autonomía de sus grandes potencias componentes en sus respectivos territorios.

¿Cómo percibe usted a la masonería en los territorios miembros de  la CMI?

Como una institución en constante proceso de crecimiento y renovación, donde a través de las periódicas asambleas de sus miembros representados por su Grandes Maestros s analizan los cambios sociales, políticos y económicos de cada país y a su vez se sugieren nuevas pautas a utilizar en la formación de sus componentes, para lograr los objetivos que son los de la educación racionalista en un ambiente de paz, fraternidad y tolerancia, logrando transformar al ser humano en un hombre bueno y útil a la sociedad.

 

¿Cuáles son las condiciones que deben cumplir las grandes logias para ser parte de la CMI?

  • Deben ser logias regulares, esto es cada Gran Logia deberá haber sido legalmente establecida en un territorio masónico no ocupado, o compartido con autorización de la Potencia más antigua.
  • Debe existir un reconocimiento de un principio superior e ideal generalmente denominado Gran Arquitecto del Universo.
  • Estar integrada por hombres libres en el marco de la más pura fraternidad.
  • Disponer de la jurisdicción exclusiva sobre los tres grados simbólicos, sin compartir su gobierno con ninguna otra entidad de carácter filosófico.
  • Mantener en sus trabajos las Tres Grandes Luces de la masonería, que son el Volumen de la Ley Sagrada, la Escuadra y el Compás.
  • Mantener la prohibición de discusiones sectarias sobre política o religión.
  • Desarrollar sus ceremonias basadas en rituales con formas emblemáticas del Arte Real respetando la simbología alegórica de los mismos y la leyenda que encierran.

¿Qué postura tiene la CMI frente a la crisis mundial por el COVID 19?

Como este es un tema eminentemente médico y de actual investigación científica en proceso, no podemos manifestar ninguna posición al respecto y solamente en cumplimiento a una de nuestras funciones de solidaridad, tratamos de ser solidarios con la comunidad más necesitada realizando diversas labores de beneficencia y tratando de mantener vivos los lazos de unidad, fraternidad y continuidad en la formación de nuestros miembros.

Actualmente es usted el Gran Maestro de la Gran Logia de Bolivia, rol que le corresponde ejercer simultáneamente.

Así es y no como un logro personal, si no como la continuidad de la importancia adquirida por la masonería boliviana en su función de representatividad y liderazgo trabajada y demostrada desde hacen varios años atrás. La representación no es solamente un merito personal, y más bien es la demostración del crecimiento y fortaleza de la masonería boliviana a la que honro en representar.

¿Cuál es el origen de la masonería en Bolivia?

La masonería boliviana remonta sus orígenes al año de 1929 en la que obtiene su Carta Constitutiva de la Gran Logia de Chile, con la presencia de siete logias distribuidas en varios departamentos del país. En la actualidad hemos logrado a través de 90 años de trabajo perseverante, un crecimiento exponencial hasta llegar a 115 talleres organizados en once Grandes Delegaciones Regionales y cubriendo todo el territorio nacional, no solamente en las ciudades capitales sino también en algunas provincia de sólido y constante crecimiento y desarrollo.

¿De qué forma la masonería incide en la actualidad en el desarrollo de su país?

El principal elemento y capital del que goza una sociedad organizada es el elemento humano formado con valores y disciplina, siendo su principal función la de influir en la sociedad a través del  ejemplo y la práctica de la solidaridad y el amor fraternal, tratando de formar desde los más jóvenes en la práctica y respeto a la libertad, igualdad y fraternidad.

¿Cuál ha sido su mayor aporte como Gran Maestro a la masonería boliviana?

Esa es una respuesta que debería corresponder a los masones bolivianos, así como a la masonería que conforma la Confederación Masónica Interamericana, puesto que simplemente me limité al cumplimiento de los principios masónicos y a pregonar constantemente el valor de la unidad y respeto a la ecología y medio ambiente, así como a los derechos de libertad de todos los seres humanos. Mi labor a lo largo de todos los años como masón boliviano y en especial en estos tres últimos años como Gran Maestro, fue el de mantener la unidad como principal principio a seguir por todos sus miembros, así como el respeto y cumplimiento de nuestro Estatuto y Reglamentos, basados en los Principios de la Francmasonería y la observancia de los rituales en todos los grados del simbolismo.

¿Algún Mensaje final?

La masonería como institución universal ya dejo de ser un misterio y despejó las dudas existentes de una agrupación secreta con objetivos velados. Hoy conformamos una entidad sin fines de lucro legalmente establecida que respeta las leyes nacionales en todo aspecto y que trabaja por el perfeccionamiento social y moral del ser humano, irradiando esa enseñanza en los jóvenes y adultos en búsqueda de una sociedad más justa, equitativa y con igualdad de derechos y oportunidades para todos los seres humanos. Especial importancia le asignamos al constante cumplimiento fáctico de nuestros deberes a través del ejemplo en nuestro comportamiento individual y grupal en nuestras sociedades, de allí el lema diseñado por la Gran Logia de Bolivia para la presente gestión que señala: “El cumplimiento de los deberes, garantizará el ejercicio de los derechos humanos”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.