Entrevista con Vrânceanu Silviu Alin, Gran Maestro de la GLEAR de Rumania.

Entrevista con Vrânceanu Silviu Alin, Gran Maestro de la GLEAR de Rumania.

Desde Masonería Global en nuestra misión de llevar información masonica del espectro internacional y brindar a nuestros lectores grandes entrevistas, pudimos conversar con Vrânceanu Silviu Alin, Gran Maestro de la GLEAR de Rumania.

Cuéntenos un poco sobre la GLEAR .

La Gran Logia de Estudio del Arte Real es una Obediencia regular con sede en el centro de Rumania, en Brașov, fundada en el otoño de 2007 bajo el título de “Gran Logia Rumana U.M.S.O.I.” bajo la estrecha supervisión de UMSOI Italia. La altura de esta construcción se alcanzó en la primavera de 2013, cuando bajo nuestra jurisdicción había 44 logias en el territorio de Rumania y una en Viena, Austria.

Debido a las diferencias de visión que el mundo UMSOI comenzó a tener en cuanto a nosotros, la mayoría de los Hermanos decidieron detener la actividad, se fueron a dormir, trabajaron de forma salvaje o emigraron a otras Grandes Logias en Rumania. El 30 de mayo de 2015, se decidió una reorganización de las fundaciones, restringiendo la actividad a 3 Logias de Brașov (Lux Aeterna no. 6015, Nicolae Titulescu no. 2, Sun no. 5), respectivamente C.A. Rosetti no. 30 de Bucarest e Ion Mincu no. 41 de Focșani. El mismo día se decidió cambiar el nombre oficial en la “Gran Logia de Estudio de Arte Real” por decreto firmado por el Gran Maestro en ese momento.

Nuestra misión es cultivar el espíritu fraterno, promover los valores éticos de la sociedad e instar a sus miembros a respetar los deberes del hombre y el ciudadano y trabajar incesantemente en la emancipación de la sociedad, dejando un mundo mejor para las generaciones futuras.

La GLEAR es una institución soberana e independiente estrictamente masculina, que practica la masonería del Rito Escocés antiguo y aceptado en los tres grados simbólicos (aprendiz, compañero y maestro). Actualmente, bajo nuestra tutela, operan 17 logias, de la siguiente manera: 14 en Rumania, 2 en Italia y una en la República de Moldavia. Por lo tanto, la Gran Logia de Estudio de Arte Real no es una institución nacional, sino multinacional.

Escudo de la Gran Logia.

¿Cuál es el origen de la masonería en Rumania?

La historia de la masonería en Rumania no es ampliamente conocida por el público en general. Pocos saben que algunas de las logias más antiguas del mundo han trabajado en nuestro país. La primera certificación de una logia masónica en los países rumanos (que en ese momento no estaban unidos) data de 1732, hace 288 años, y fue fundada en el Principado de Moldavia. Lo que se sabe sobre esta logia podemos resumirlo en unas pocas oraciones. Entre los miembros fundadores se encontraba Anton Maria Del Chiaro, ex secretario de las lenguas italiana y latina (1688-1714). el Principado de Valaquia, Constantin Brancoveanu y Serban Cantacuzino (1714-1717). Probablemente iniciado en Livorno o Londres, donde fue en 1723, luego en Pisa (1727). Impresionado por la historia de los rumanos, publicó en 1718 la Historia de las revoluciones modernas de Valaquia. Regresa a nosotros, esta vez en Lasi, la capital del Principado de Moldavia, donde se une al canciller Constantin Mavrocordat, Masón, él, junto con otros tres italianos Georgio Lauciani, Pietro Anassagora y Giovani Martelli y nueve rumanos, fundaron una Logia Masónica.

Como Venerable Maestro es elegido Constantin Mavrocordat. Además de una serie de boyardos de familias antiguas, como Ghica, Sturdza, Bals, Roset, Cantacuzino, Razu, Jora, también encontramos un sacerdote: Ursu Ciocalteu. Esto es particularmente significativo si consideramos las relaciones entre los cultos religiosos y la masonería. Entonces, desde la fundación de la primera logia, un hombre de las iglesias ortodoxas ha sido parte de ella.

Los documentos que certifican la lista de miembros se encuentran en el archivo de la logia “Concordia” en Florencia (Italia), lo que nos hace creer que la patente de la constitución también proviene de esta obediencia.

El período más llamativo es el de la generación pacifista, de la cual varias personalidades como Vasile Alecsandri – poeta, Nicolae Bălcescu – historiador, Alexandru Ioan Cuza – primer gobernante de los principados unidos de Valaquia y Moldavia, Carol Davila – reformador del sistema médico rumano , Mihail Kogălniceanu – primer ministro de Rumania, etc. Fueron iniciados en el albergue “Athénée des Étrangers”, otros en “La Rose du Silence” (La rosa del silencio).

En su opinión, ¿cuál fue el papel de la masonería en la historia de su país?

Igual que en cualquier otro lugar del mundo, la masonería es un factor de progreso. Se puede decir que no hubo un momento importante en la historia de Rumanía, durante casi trescientos años, cuando los masones no estuvieron presentes a través de su trabajo. El siglo XIX fue el más fértil a este respecto.

En este período se realizó el sueño secular de los rumanos de independencia, unidad y renacimiento nacional. Los jóvenes hijos de boyardos educados en Europa occidental, pero especialmente en París, la Ciudad de las Luces, fueron el fermento de formar la élite intelectual de los rumanos. La mayoría fueron iniciados en las logias parisinas.

Debemos recordar la importancia de la membresía de Alexander Vaida Voevod en una logia francesa, a saber, Ernst Renan, a partir de 1919. Se unió a la masoneria en su visita a Francia en 1919, con motivo de la Conferencia de Paz de París. Más tarde, Vaida Voevod afirmó que se unió a la Logia para obtener una ventaja para nuestro país en esta conferencia, que solo participó durante unos meses en los trabajos de la Logia francesa y que no era parte de ninguna Logia rumana. Sin embargo, hay documentos oficiales que atestiguan lo contrario, demostrando que él no era un mero miembro de la Logia francesa y que continuó su actividad en Rumania, probablemente alcanzando los grados más altos. Sus declaraciones deben analizarse en ese contexto complicado, en el que Rumania se había aliado con Alemania contra la Unión Soviética, en 1941. Esto explicaría las fuertes afirmaciones de la masonería “judía” que “vive en la cruz con Moscú y el gran capitalismo internacional”. “. Es cierto que sus vínculos con la masonería europea y mundial ayudaron a construir la Gran Unión el 1 de diciembre de 1918.

Como hemos dicho anteriormente, la llama de la masonería llegó a Rumania, ya sea a través de las personalidades extranjeras que llegaron al territorio de nuestro país, o a través de las personalidades que estudiaron en el extranjero y regresaron al país difundiendo los principios y la conducta de la Hermandad. Han ayudado a emancipar a la población a través de las actividades que han llevado a cabo en su campo de actividad.

¿Cuáles son los principales desafíos de la masonería rumana en la actualidad?

Rumanía llega hoy al Mundo Libre después de más de medio siglo de totalitarismo de extrema derecha, fascista y, al mismo tiempo, de extrema izquierda, comunista. Frente a los 21 Hermanos que sobrevivieron al gulag comunista, se produjo la renovación de las luces: el renacimiento de la masonería. El desafío más importante era resistir la tendencia del número a favor de la calidad de los futuros hermanos. Tenía una necesidad apremiante de la formación de una élite intelectual, no solo especialistas en diversos campos de actividad, sino también personas libres para dar vida a los principios universales de la masonería. Necesitaba ecumenismo, solidaridad, tolerancia, espíritu de autoayuda. Quiero decir, todo lo que nos habían privado en las décadas de totalitarismo. Tuvimos que dar un gran paso, desde el adoctrinamiento pasando por el lavado de cerebro hasta el hombre librepensador.

Hoy, desafortunadamente, enfrentamos un fenómeno de división de mampostería. En la actualidad, hay una gran cantidad de Grandes Logias creadas principalmente por el orgullo personal, no hay suficiente comunicación entre las Obediencias, aunque en realidad, el principio del amor fraternal debería gobernarnos. Además, viviendo en una sociedad capitalista, una gran parte de los miembros mostraron más inclinación hacia el entorno empresarial y menos sobre el estudio del ritual, los símbolos y el desarrollo del lado espiritual. Por esta razón, crean falsas expectativas, no aprenden suficientemente sus títulos y, en última instancia, pierden interés.

Nos diferenciamos del resto de las Grandes Logias a través del estudio, razón por la cual nos llamamos la Gran Logia de Estudio de Arte Real. Es una de las direcciones que hemos tomado desde el cambio de grado. Un albañil debe conocer y aprender sus valores y principios y tiene la misión de promoverlos en la sociedad. Nuestro objetivo es dejar un mundo mejor para las generaciones futuras.

¿Cómo puede la masonería contribuir al desarrollo ético, moral, humano y social de los rumanos?

El taller, el albergue, es en cierto modo una escuela de vida. No se puede hacer nada si sus miembros, hermanos, no son penetrados por los ideales universales de la masonería. Debemos comenzar por nosotros mismos para poder llegar a la de todos los rumanos. Esencial fue y es, creemos, educación ética y moral en el trabajo que hacemos en la Logia. La Logia es un taller. Nos estamos perfeccionando aquí. La masonería no es una asociación cultural, profesional, deportiva. Es una escuela, pero una escuela donde los estudiantes somos nosotros mismos. Solo entonces podremos hablar y esperar un desarrollo ético y moral generalmente válido. El principio del humanismo es la base. De él derivan todos los demás.

Nosotros, todos los hermanos Francmasones, con nuestra iniciación, hemos tomado una dirección hacia la elevación de la razón, hacia el cincelado del comportamiento y la consolidación de los valores altruistas. Esta ola de cambio para mejor, a partir del deseo animado por la acción individual, gana poder cuando alcanza una manifestación colectiva. Las actividades culturales, así como las acciones destinadas a contribuir a la emancipación humana, continúan siendo un pilar importante para nosotros en el que nuestra visión e ideas se transforman en concretas.

En este sentido, para acercar la cultura rumana un paso más al progreso, la Gran Logia de Estudio del Royal Art patrocinó asociaciones de teatro, contribuyendo así a la oportunidad de aquellos interesados ​​en consumir su pasión en un nuevo teatro. Recientemente organizamos un evento de caridad donde ofrecimos la oportunidad a un grupo de niños huérfanos, entre las edades de 10 y 15 años, de participar en diferentes actividades: juegos, oratoria, en las cuales los niños aprendieron que “sin un libro es imposible “, Un taller gourmet donde aprendieron a hacer su propia pizza. También durante el mismo evento, les enseñamos cómo dar primeros auxilios y se desarrollo una demostración de artes marciales.

El año pasado organizamos un concurso de ensayos dedicado a estudiantes de secundaria. Fueron desafiados a elaborar un ensayo sobre el tema: Interpretación de la alegoría “El mito de la cueva en la República de Platón”, hoy en día, a través de estas actividades, queremos estimular el desarrollo del pensamiento libre y alentar el estudio de las bellas artes entre los jóvenes.

En diciembre, con motivo del solsticio de invierno, organizamos un baile de caridad con recaudación de fondos para ayudar a un grupo de familias sin posibilidades materiales durante las vacaciones de invierno, patrocinamos operaciones complejas para niños con problemas de salud, nos mudamos con regalos para niños del orfanato.

Las conferencias sobre diversos temas (sociales, filosóficos, históricos, literarios) también representaron un objetivo que hemos asumido. En este tipo de eventos, también participó la audiencia profana. A través de estas acciones, queremos acercarnos lo más posible a la sociedad y cambiar la percepción de la población sobre la mampostería.

Desde mi punto de vista, este tipo de iniciativas pueden contribuir al desarrollo de la sociedad rumana. Hay pequeños pasos, pero el cambio siempre comienza con nosotros.

¿Cuál cree usted que ha sido su mayor contribución como Gran Maestro?

Aunque mi mandato comenzó en septiembre de 6018 V: .L:., Puedo decir que estoy satisfecho con lo que he logrado hasta ahora. Primero, la Gran Logia experimentó un desarrollo numérico espectacular, alcanzando el número respetable de 17 logias repartidas en el territorio de tres países (Rumania, Italia y la República de Moldavia). Paralelamente, hemos firmado varios tratados de amistad y reconocimiento con varias Grandes Logias en Europa. El mundo masónico habla cada vez más de nosotros, lo que solo puedo disfrutar.

Durante mi mandato, alenté a todas las logias a trabajar para profundizar el esoterismo y desarrollar el lado espiritual, practicando la meditación. Hemos iniciado actos de caridad, hemos aumentado nuestra notoriedad a nivel nacional e internacional, estamos activos en logias y en redes sociales. Las personas nos contactan y solicitan información y nos quieren como socios en sus proyectos.

Esto muestra que nuestro trabajo no es en vano y que todo lo que hemos hecho hasta ahora es reconocido.

Rumania es un país principalmente ortodoxo. ¿Cuál es la posición de la Iglesia Cristiana Ortodoxa frente a la masonería?

Desafortunadamente, en Rumania, la iglesia lleva a cabo una política hostil contra nosotros; al menos en un nivel declarativo. Y digo esto porque sé que muchos sacerdotes de la Iglesia Ortodoxa Rumana son iniciados en los misterios de la masonería. El 11 de marzo de 1937, el Sínodo Santo del BOR adoptó una decisión de anatematizar la masonería, que consideraba oculta y anticristiana. Para los masones que no se arrepintieron del “pecado” de ser iniciados en la Orden, “la Iglesia les negará el trabajo de la muerte. También negarán su presencia como miembros en corporaciones eclesiásticas ”. A lo largo de casi tres siglos de historia, la presencia de representantes del clero, desde monjes hasta altos jerarcas, fue un factor de tolerancia. Es un hecho bien conocido que el idioma, la escritura, la cultura en general no nacieron en las bodegas de los monasterios. Ya hemos mencionado la presencia de un sacerdote en la primera logia en el territorio de nuestro país. Recordemos también el hecho de que un monje, el archimandrita Gherasim de la Iglesia Metropolitana de Moldavia, tradujo del idioma francés el libro del Abad Pérau, El misterio de las cenizas de los masones en 1787. El traductor señala en esta ocasión que es consciente de que haciendo este trabajo para sacar a la luz los principios del masón “puede” causar mucha difamación “.

Lo hace precisamente para mostrar a los rumanos “la cuenta equivocada que tienen sobre este tema. Un historiador de la masonería rumana publicó un diccionario de monjes, sacerdotes, obispos, metrópolis masónicas desde 1732 hasta la actualidad hay 97. Sin contar a aquellos de nosotros hoy, algunos incluso los Venerables Maestros, llegaríamos a casi 200.

Ciertamente hubo períodos, entre las dos guerras mundiales, en plena ascensión del régimen totalitario de la extrema derecha, fascista, o después de 1944 con la instalación del régimen de la dictadura del proletariado, comunista, cuando la masonería tuvo que irse a dormir. Lo hace con gran dignidad, incluso frente a los Altos Prelados de las iglesias cristianas (ortodoxas, católicas, unidas). El intento de un metropolitano de determinar el Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rumana para actuar como el Vaticano emitiendo un acto de interdicción para que los sacerdotes no otorguen los sacramentos sagrados a los masones no ha tenido efecto, al menos para los sacerdotes. No se conoce ningún caso en el que un sacerdote ortodoxo se negara a conceder los santos sacramentos a los miembros de la fraternidad masónica.

¿Qué mensaje quieres dar a la sociedad rumana para el progreso del país?

Cuando un masón recibe la luz, hace un juramento. Él tiene ante sí el Libro Sagrado de su religión. Para nosotros, la Santa Biblia se abrió al Evangelio después de Juan. Juran defender a su país y a sus hermanos. Su objetivo, como ciudadano y hermano masón, es el mismo: hacer todo por el progreso de Rumania.

No puede haber nada más sagrado para un hermano que la fe en Dios y su patria. Un buen albañil es un buen cristiano que ama a su país, su familia, su casa.

La sociedad de hoy está cambiando con la velocidad de la luz. Al ser un país de la Unión Europea, primero debemos adaptarnos a los valores europeos, pero al mismo tiempo es importante mantener nuestras tradiciones y promoverlas más allá de las fronteras del país.

Hay muchos factores que pueden determinar el progreso de un país. Desde mi punto de vista, lo más importante es la educación. El sistema educativo debe reflejar las necesidades de la sociedad y debe adaptarse de antemano para lograr sus objetivos. Un pueblo educado trae progreso a la sociedad.

En los últimos años, una gran parte de la población activa de Rumania migra a los países de Europa occidental, especialmente médicos y especialistas, lo cual es lamentable. La clase política rumana debe comprender que está al servicio de los ciudadanos y que tienen la responsabilidad de crear condiciones óptimas para el desarrollo armonioso del país, a fin de disminuir el efecto negativo de la migración de la población en la economía del país.

Se necesitan inversiones en infraestructura: hospitales, escuelas, carreteras, aeropuertos, etc. Los inversores necesitan un marco favorable y una política fiscal predecible para ser alentados a realizar inversiones en Rumania.

¿Tiene algún mensaje final?

Para progresar, la masonería necesita adaptarse a los tiempos, como lo ha hecho con el tiempo. Existe la necesidad de una estrecha colaboración entre las Grandes Logias, tanto en Rumania como en el extranjero, para que podamos comenzar proyectos conjuntos que nos unan y nos acerquen a la sociedad. Y para poder dejar nuestra huella en la sociedad, necesitamos ser más visibles para que las personas sepan cuál es nuestro propósito.

1 comentario en “Entrevista con Vrânceanu Silviu Alin, Gran Maestro de la GLEAR de Rumania.”

  1. A perfect mason by the deed and attitude worthy to be adopted in our lives. A man of the caliber of the great names who brought masonry to the highest peaks of history and I think that the same thing will be recorded about Silviu Vranceanu.
    T:.A:.F:.

Deja un comentario