La Caja de Pandora.

Por: Mario Ramos.

El mito, como fuente de explicación que desde tiempos inmemoriales se ha usado para dar un entendimiento alegórico de nuestro entorno, es una narración que de forma fantástica manifiesta los fenómenos naturales, sobrenaturales o supranaturales que en su momento la humanidad evidenciaba; las cuales se institucionalizaban en la tradición oral como historias que saltan de generación en generación, dando de esta forma el carácter de sus dioses y demás manifestaciones.

El mito de la caja de pandora cuenta con raíces en puntos desconocidos, pero en su versión escrita se encuentra plasmada por el poeta Hesíodo (quien esta datado en el año 700 antes de la era vulgar en Grecia, y cuyos escritos se encuentran en la recopilación “Hesíodo (ed. 1997). Obras y fragmentos: Teogonía. Trabajos y días. Escudo. Fragmentos. Certamen”), el relato tiene como puntos importantes la historia que da “origen” a la humanidad, y a su vez la venganza de Zeus contra Prometeo por entregar el fuego a los hombres.

La historia comienza con las acciones que condenaron a Prometeo al castigo eterno, ya que el titan Prometeo siempre busco igualar las cosas entre los dioses y los humanos. En el origen de la tierra, Zeus le encargo a los hermanos Epimeteo y Prometeo la creación de todas las especies; Epimeteo entonces se encargó de crear a todos los animales de la tiene con todas sus características y dotes (buscando igualar las condiciones entre todas las especies, haciendo a las especies más grandes y fuertes, lentas para compensar frente a otras que son pequeñas, débiles pero ágiles), mientras que Prometeo se encargó de la creación del hombre, por lo cual siempre sintió una particular afinidad y deseo de proteger su creación; entonces Prometeo engaño a los dioses para que las ofrendas y sacrificios de los animales únicamente fueras los huesos, dejando así la carne y pieles a los humanos; este engaño lo logró ocultando los huesos con la grasa de los animales y cubriendo la carne con la pieles, así al Zeus elegir que ofrenda prefería, equivocadamente pensó que bajo la grasa se encontraba la carne, pero en lugar de esta se quedó con los huesos; Zeus al darse cuenta que esto era un engaño, enfurecido decidió quitarles el fuego a los humanos; pero Prometeo no soporto ver a los hombres desnudos e indefensos se puso en marcha para robarle el fuego sagrado a Hefestos; Por lo cual Zeus condeno eternamente a Prometeo a estar atado a una roca y ser devorado por un águila gigante, regenerar su cuerpo en la noche y repetir esto día a día por la eternidad (al menos hasta que hércules lo liberó de este castigo, para mas detalles de este relato de Prometeo remitirse a su mito).

Zeus al ver que los hombres tenían el fuego, comenzó un plan, en el cual, encargó a Hefesto que moldeara con arcilla a la primera mujer (ya que hasta ese entonces el mundo estaba habitado solo por hombres, pues se dice que la feminidad solo puede ser expresada por la divinidad de las diosas), y este les ordenó a todos los dioses otorgarle un don cada uno, como la sabiduría, la belleza, la elocuencia, la curiosidad, entre otros.

En una de las versiones de este mito, esta mujer llamada Pandora fue enviada a casa de Prometeo y Epimeteo, donde Epimeteo ignorando las advertencias de Prometeo en las cuales le explicaba que esto solo era una venganza de Zeus, Epimeteo decide casarse con ella y en su noche de bodas ella recibe de los dioses un jarrón (no una caja como se piensa erróneamente) junto con la advertencia de no abrirla nunca, advertencia que fue ignorada por la curiosidad que le fue dada como don de los dioses y decidió abrir la jarra, de la cual brotaron incontables males (la vejez, la enfermedad, la fatiga, locura, la pobreza y demás males de la humanidad) dejando en el jarrón solamente la esperanza, único bien depositado en este por los dioses.

Tiempo después, pandora y Epimeteo tuvieron a su hija Pirra, quien se casó con Deucalión (hijo de Prometeo y la oceánide Pronea) quienes fueron de los únicos sobrevivientes utilizando un arca del diluvio enviado por Zeus para acabar con la humanidad. Pirra y Deucalión después de sobrevivir en su arca, llegaron al oráculo de Delfos pidiendo ayuda para repoblar el planeta, esté le dijo que debían arrojar los huesos de su madre Gaia (nombre de la diosa de la tierra, cuyos huesos son representados por las rocas) sobre su hombro, las rocas arrojadas por Pirra dieron origen a las mujeres del mundo y las arrojadas por Deucalión dieron origen a los hombres del mundo.

Es importante recalcar que existen muchas similitudes de este mito Griego con los mitos católicos, tanto como el de Adán y Eva (en el cual la mujer es la que es tentada al pecado y causa la expulsión de la humanidad del jardín del edén, llegando a crear una versión del mito en el cual Pandora misma es la caja enviada a los hombres con todos los males de la humanidad) e incluso el mito de Noé (salvando la humanidad con un arca al recibir un diluvio de su dios), pero es de resaltar que el mito de Pandora nació varios cientos de años antes, lo cual es otro ejemplo del sincretismo realizado por las religiones (entre ellas  la cristiana) para ampliar la cobertura que tenía en su época, adicional fortaleciendo la constante doctrina de abnegación y de aplacar “la curiosidad”, puesto que esta puede traer consecuencias inimaginables.

La caja de Pandora puede ser interpretada como un castigo o como el inicio de la humanidad, pero una de las moralejas principales de la historia es la importancia de la resiliencia, ya que el único bien que fue incluido en la caja y que perduró fue la esperanza, la cual marcó la diferencia entre la destrucción y la adaptación a los nuevos males que los aquejaban, dando origen a la expresión popular “la esperanza es lo ultimo que se pierde”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.