La Filosofía Masónica.

Para iniciar y que podamos comprender el tema de mejor manera, me gustaría partir de la definición de filosofía, si partimos del origen de la palabra veremos que significa amor por el conocimiento, pero la va mucho más allá de solo querer obtener conocimiento o sabiduría, y a diferencia de la religión, no se basa en una revelación divina o en la fe, sino que lo hace en la razón por esto la  filosofía puede ser definida como el análisis racional del sentido de la existencia humana, tanto individual como colectiva, fundado en la comprensión del ser.

En efecto, el término «filosofía» es un sustantivo femenino en español con el cual se designa una disciplina, un saber. En general todo saber está ligado a una actividad, en nuestro caso el filosofar. Así, la física es una disciplina ligada a la actividad de estudiar las propiedades de la materia y de la energía, y su objetivo es el de comprender mejor la materia y la energía. En cuanto a la filosofía, ella posee una dificultad en sí misma que puede llevarnos a confundir su verdadera naturaleza, y esta reside en su relación intrínseca con la sabiduría. La filosofía como se ha dicho está ligada a la actividad de filosofar, cuyo objetivo no es el de conocer la filosofía o los textos filosóficos, sino más bien de actuar como filósofo. No consiste en conocer lo que X o Y dijo, sino como me puede servir esto que dijeron para actuar como filósofo. X e Y son un medio, no son el objetivo final de la filosofía.

En la actualidad, la filosofía interviene en distintos ámbitos, en que es necesario el acuerdo; como por ejemplo; en lo social, en la ética, en lo teórico, en lo científico, etc. Toca lo esencial del ser humano y está constantemente actualizándose; esta desarrolla el pensamiento crítico, reflexivo, analítico, con una visión ética y orientación moral que nos proporciona recursos para vivir mejor a título individual; Entonces, ¿En que se basa la filosofía Masónica?

En Masonería hay diferentes interpretaciones sobre lo que es la filosofía, tal vez tantas interpretaciones como los masones que integran la Masonería Universal. Todo depende de lo que en los dominios de la filosofía podemos comprender. Obviamente, la diferencia del masón respecto de cualquier profano, es que aquel está compelido a filosofar, en tanto, este tiene una opción más libre, más propia de su voluntad y arbitrio. El masón, por el contrario, iniciáticamente tiene la ineludible responsabilidad de reflexionar filosóficamente.

La filosofía masónica se fundamenta en el “humanismo secular”, ideología humana que proviene del racionalismo y el naturalismo. Según ella, la “naturaleza” está guiada por la razón que lleva a la verdad y, consecuentemente, a la “libertad, igualdad y fraternidad”. La masonería es una Escuela del Filosofar y no Escuela Filosófica. Sus principios filosóficos tienden a generar la regeneración humana, entendiendo a esta como una renovación de los valores filosóficos del ser, del conocer y del valer, acentúa su preocupación en uno de ellos, en cada grado. La Masonería es un constante combate contra toda clase de errores, sobre todo aquellos que son lesivos al hombre. El juicio que emite un masón ha de ser siempre bien fundado y nunca en apariencias o engaños. Toda afirmación o negación suya ha de tener una prueba pronta, fácil y convincente.

La filosofía masónica puede confundirse con el método masónico, el cual es el sistema basado en el lenguaje simbólico y estructurado en grados que utiliza la masonería para transmitir a sus miembros una serie de unas enseñanzas morales y filosóficas, y cuyo objetivo es concienciar al individuo sobre su condición humana y conducirlo así a su perfeccionamiento personal.

La filosofía masónica siempre tendrá mucha relación con nuestro método masónico, método que esta “Escuela de filosofía”, o de “ciudadanía” en un sentido integral global,   utiliza para lograr sus objetivos: formar ciudadanos libres, conscientes, responsables y comprometidos con la sociedad y por supuesto también consigo mismos. Método que no es una simple “técnica”, porque implica también un horizonte ético y filosófico, y que se podría resumir en los principios básicos de Libertad, Igualdad, Fraternidad.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *