Secretos que se guardan en la mente y en la consciencia del masón

Secretos que se guardan en la mente y en la consciencia del masón

Por: Harold Londoño A. 

La Masonería es una forma de Ser, de Pensar y de Actuar socialmente; es un estado del Alma en Masón. El verdadero significado de los secretos, hay que buscarlos en el silencio y en el aislamiento de la actuación del Masón.

Comienzo ésta, diciendo que soy un convencido que los Masones son seres privilegiados; nosotros, conformamos una especie diferente de humanos, que nos distinguimos del común de los demás que conforman las sociedades por sus particularidades; claro está, que algunos que se hacen Masones, lo son por intereses particulares, con miras al alcance de diferentes metas dentro de la escala social y son esos los que hacen de la Institución, un instrumento de poco interés para los analistas, ya que la consideran un sitio de reunión para conversaciones baladíes, políticas y a veces religiosas, sin más encanto en los Talleres, que realizar Rituales mecánicamente, los que una vez terminados, cada quien sale para sus eventos sociales, prometiendo que “guardarán secreto” de lo sucedido en Logia; esa es la Masonería, y es eso lo que se hace en los Talleres Masónicos? 

De ese estilo de Masones, hay muchos en nuestro medio; iniciados en Logias solo ritualistas y que poco cuidado se coloca al hacer las entrevistas de candidatos, salvo que pueden pagar los altos costos de iniciación; Logias que en el momento actual cobran entre 3 y 10 millones de pesos en ciudades como Cali, Bogotá, Cúcuta o Barranquilla para mencionar sólo algunas. Son “Hermanos” que se desempeñan  en el Congreso de la República, en las Asambleas departamentales o en los puestos directivos de ciertas empresas industriales o prestadoras de servicios.

Esos, en nada se parecen a los que deben ser verdaderos Masones; el verdadero Masón, es un ser privilegiado, que logró ingresar a su Logia Madre luego de un verdadero proceso de selección, en el cual se estudiaron sus cualidades, temperamento, forma de ser y de pensar como individuo independiente o social y que demostró ser inquieto, que tiene tiempo para sus reuniones de Logia, para estudiar y producir  cuando de ellos se requiera la producción o el análisis de algún tema en especial; ese, que teniendo contacto directo con sus Vigilantes o Maestros, supo que la Masonería tiene sus secretos, motivo por el cual su cerebro, mente y consciencia deben estar muy bien dotadas para poder discernir, intervenir y pensarse como Ser social que tiene sus compromisos con el núcleo al cual pertenece; Secretos que debe conocer con la ayuda de sus Hermanos, pensarlos, estudiarlos, meditarlos y proyectarlos en beneficio de los demás. Cerebro y mente que deben estar dotadas de la mejor manera, para alejar el fanatismo de ser Masón solo por el ritual; cerebro y mente con las cuales se sabe, que el Ritual es sólo una de muchas de las cosas que se hacen en los Talleres para formar al buen Mason.

La Conciencia del Masón, es esa capacidad de cada Hermano para percibir la realidad en la que se mueve, para reconocerse en ella verdaderamente; el Cerebro del Masón, más allá de ser ese tejido nervioso que se ocupa de las funciones cognitivas y emotivas, debe ser un tejido formado por medio del control de las actividades vitales, que en unión con la Mente, cada uno de los Hermanos del Taller, desarrollará una serie de actividades intelectuales para el beneficio y goce de Ser Masón. 

No olvidemos que donde actuamos, los demás nos ven, nos observan, analizan y sacan sus opiniones; por lo tanto es fundamental saber que el Masón es un libro abierto y que sus acciones como seres sociales, están a la luz de todo el mundo social, como lo está también la Verdad.

Los Misterios de la Masonería pueden ser: La Instrucción, la Tolerancia y el Silencio que se debe tener con las diferentes palabras, de Pase o Secretas, y el Desinterés por lo superfluo. Los verdaderos Misterios del Masón están en su manera de pensar, en sus acciones y en los hechos que demuestra a otros socialmente; la manera como emplea su oído atento, la forma como utiliza la lengua instructora, el pecho leal, el alma intuitiva y su cerebro con un saber acumulado, pueden ser para el común de las personas, los Misterios de la Masonería; para un profano, esos misterios, son muchísimos y comienzan con no saber interpretar los Símbolos, las Palabras, los Toques, lo que ven en los Actos Fúnebres, los Gráficos, su Historia, el Poder social que se tiene y tantos otros, que llegan incluso a la fábula y a los mitos.

Pero con todo lo anterior, pienso que el verdadero Misterio del Masón está en los actos y pensamientos que surgen, en los procesos de Iniciación, y en el adelanto de los demás Grados. Nosotros sabemos que la Masonería NO tiene Misterios, pero nuestro deber está en hacer creer a los demás, al vulgo, al pueblo en general, que SI hay Misterios y silencios que son Muchos; tenemos que enseñar a los demás, la forma de tratarnos y de relacionarse con nosotros los Masones, porque sabemos de misterios que están ocultos en nuestras enseñanzas y en la manera social como nos relacionamos con los demás. Verdaderamente yo creo que el verdadero Misterio de la Masonería está en saber elegir los Candidatos que llegarán a los Talleres y la cualidad de personas que hay en los profanos; mirar y analizar muy bien la forma de actuar de cada candidato, lo que piensa de sí mismo y de los demás, de la familia, de los amigos, de los grupos de estudio, de la sociedad en general, de los secretos y si los sabe guardar, del progreso personal y la manera de hacerlo, del análisis del pasado como persona integrante de un núcleo familiar, de la manera como analiza las tradiciones socio-familiares y en general de la cultura y del gusto hacia aspectos políticos, económicos, culturales o religiosos: ahí es donde está el verdadero Misterio de la Masonería; los otros, los vivirá cada quien en los procesos Masónicos, si es que llega a ingresar…

Un abrazo Fraternal para todos.

Deja un comentario