Zaratustra y el Zoroastrismo.

Zoroastro quien en castellano también es conocido como Zaratustra, fue el profeta iraní que fundó el mazdeísmo (Religión de los antiguos persas). Se sabe poco o nada de él de manera directa y las pocas referencias que se conocen están rodeadas de misterio y leyenda.

ORIGENES

Hay diferentes versiones acerca  del lugar de nacimiento de Zoroastro. Según algunas corrientes nació en  Irán, según otras en Afganistán o Kazajistán.​ Otras fuentes argumentan que Zaratustra es más bien un título dado a una serie de maestros (hasta cuatro), más que el nombre de uno concreto de ellos, y que el hombre al que solemos referirnos como Zoroastro habría sido el último de la serie. Mediante cálculos indirectos sobre vagas referencias a otros personajes contemporáneos o posteriores, se estima que nació entre el principio del primer milenio y el siglo VI a. C. algunos estudios de arqueología y dataciones de carbono 14, señalan que nació alrededor del 6300 a. C. aunque la mayoría considera que vivió entre el 1300 y el 1200 a. C.

De cualquier manera, Zoroastro llegó hasta el rey Guhtasp, que gobernaba una tribu situada posiblemente al noroeste de Kabul, en Afganistán. Zoroastro convenció al rey y a su tribu de sus creencias.​ De esta manera llegó a religión oficial una de las primeras religiones monoteístas (aunque en un marco dualista) de la historia, denominada mazdeísmo (o zoroastrismo). El nombre de mazdeísmo procede del nombre de la deidad Ahura Mazda, que está enfrentado a un ente maligno que recibe el nombre de Angra Mainyu o Ahrimán, hermano gemelo de Ahura Mazda. El conflicto entre el Bien y el Mal marca la vida de los hombres.

Durante su vida, Zoroastro se mostró fuertemente en contra de las religiones politeístas presentes en la zona del valle de la región del Gran Irán. Si bien logró algunos éxitos, no fue hasta después de su muerte cuando el mazdeísmo alcanzó una gran expansión en buena parte de Asia Occidental y Central, convirtiéndose en religión oficial de la dinastía persa, hasta bien entrada la Alta Edad Media. La expansión del islam erradicó casi por completo el mazdeísmo, que pervivió de manera meramente testimonial en algunas comunidades ocultas de Persia y la India.

TRADICION OCCIDENTAL

Si analizamos uno de los principios que rige el zoroastrismo, aquel que define el bien como lo que favorece la vida y el mal como lo que atenta contra ésta,

Se supone que Zaratustra era considerado para Friedrich Nietzsche el culpable de la conversión de pueblos del Medio Oriente, del politeísmo hacia el monoteísmo, por ello, el autor en su obra llamada “Así habló Zaratustra” planteó la superación de dicha conversión con la muerte de Dios, para luego así, el hombre se hiciese libre por sí mismo, y quienes no adoptasen el camino de “una especie de superhombre” estaban condenados a ser dominados por los superiores; la superación del hombre, planteado como un puente hacia el superhombre, es referida como 3 fases: la primera fase es el camello o espíritu de la carga, el cual posee demasiado peso y piensa es fuerte y mejor, por ello, debe ser superado, la segunda, es el león, el cual es capaz de elegir su propio camino y ya es libre, pero aún no puede crear valores, por ello, también debe ser superado, y la tercera fase es el niño, quien es el pináculo de la vida y el hombre superior, el cual posee la capacidad de crear valores inexistentes, que son inexpresables e innombrables, de manera que solo son aplicables y no necesariamente universales; según algunas interpretaciones, el niño, quien es el “superhombre”, es también un dios en sí.

DOCTRINA

El Zoroastrismo es una religión basada en una colección de textos denominada Avesta (“fundamento”). La doctrina de Zoroastro venera a un dios supremo, creador de todo, Ahura-Mazda (“el Señor Sabio”) que es el Bien y quien se ha revelado al profeta y ha invitado a aceptar su mensaje. Al aceptar libremente la invitación, Zaratustra opta por el Bien (o Dios), es decir, el núcleo de la reforma que propone Zaratustra es un imitatio dei (imitación a Dios). Este planteamiento sirve para todos los individuos, que poseen la libertad de seguir el ejemplo Dios y convertirse así en mazdeos o mazdayasnios.

Un aspecto importante de la religión Zoroástrica es la capacidad de la libre elección en las personas. El propio espíritu maligno no es antropológicamente malo, sino que ha elegido de forma errónea y eso le ha convertido en lo que es. Así, el ser humano tiene ante sí a ambos espíritus, tiene dos opciones. La buena elección es seguir el camino de Spenta Mainyu y convertirse al bien, a la verdad, a la justicia y a la bondad, siguiendo el ejemplo de Ahura Mazdâ; la opción de elegir a Angra Mainyu le llevará a la mentira, al mal sentir, al odio, que son las características del mal camino.

En el viaje de cada persona en la vida terrenal tiene que decidir en base a una dualidad moral, el primero es la mentalidad progresiva (orden) y el segundo mentalidad destructiva o regresiva (engaño).

Enseñanzas sobre un juicio individual, por el que cada persona debe pasar en el momento de su muerte, sobre el puente del reclutador y por el cual las personas que han obrado bien iran a una especie de reino de luz, y quienes han obrado con malicia, iran a un reino de horror y oscuridad.

Esta doctrina influencio directamente a las diferentes religiones, algunas ramificaciones hablan de la resurrección de los muertos, la vida eterna para el alma y el conflicto final entre el bien y el mal.

Zoroastro fue martirizado mientras estaba orando frente al fuego sagrado, el cual representa en forma simbolica la divinidad en los templos zoroástricos que son llamados precisamente templos de fuego.

el fuego en la práctica religiosa zoroastriana es un símbolo de la luz que representa los principios esenciales de su religión: la luz que disipa las tinieblas de la ignorancia, la representación simbólica de la justicia y el orden ritual, el fuego cósmico de la Creación y el fuego destructor que pondrá fin a todo lo creado para restaurar un orden perfecto.

Así pues, situarse delante de la llama recitando una plegaria representa un modo de contemplar la naturaleza de lo creado por la divinidad.

En el zoroastrismo, el ritual ocupa un lugar central en el culto, así como la meditación ante el fuego, símbolo de espiritualidad y de pureza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *