El Santo Grial.

El Santo Grial el nombre por el cual se conoce a la copa que fue utilizada por Jesucristo durante la celebración de la última cena con sus apóstoles. Según algunos autores como Robert de Boron, el Santo Grial guarda una relación especial con José de Arimatea, ya que basado en sus relatos, luego de la resurrección de Jesús 3 días después de su muerte, él se le apareció a José de Arimatea y le hizo entrega del cáliz y le dio la tarea de que éste fuera llevado a Britania.

Según cuenta la historia José de Arimatea luego de haber recogido la sangre que emanó del cuerpo de Jesús, escondió el cáliz en la isla de Britania, en dicho lugar estableció la primera iglesia cristiana en honor a la virgen María y además fundaría una orden secreta para proteger al Santo Grial llamado El Priorato de Sion

En cuanto a su simbología, ésta puede variar dependiendo del autor, siendo una de las más difundidas la expuesta por el artista e inventor, Leonardo Da Vinci, según él el santo grial es una metáfora de María Magdalena, quien fuera la responsable de llevar consigo al hijo de Jesús y con él su linaje sin embargo ésta es considerada por parte la iglesia como una teoría conspirativa que busca manchar la imagen de Jesús.

Existen otros autores que aseguran que el Santo Grial es aquella copa que reposa en la Catedral de Valencia. Lo que sí es seguro es que la historia del Santo Grial es característica de la mitología cristiana del medievo, por tal razón no existen datos referentes a este objeto en las sagradas escrituras.

 

LOS TEMPLARIOS, LA MASONERÍA Y LA BÚSQUEDA DEL SANTO GRIAL.

El Santo Grial simboliza la aspiración a la plenitud interna del ser, a la autorrealización personal y la unión con lo divino, pues esta necesidad espiritual, se convierte en objetivo que todo Iniciado se plantea al buscar su lugar en el mundo.

Esa búsqueda del iniciado, como historia del alma misma, surge en un momento en que el ideal caballeresco se independiza de la virtud clerical, pero sin dejar de apropiarse de cierto tipo de misticismo latente. Por consiguiente, es de vital importancia, desde el enfoque esotérico de la Orden del Temple, la relación de la Orden con la búsqueda legendaria del Santo Grial.

Por tal motivo, es bueno recordar la elección que cada uno de nosotros tomó al ingresar a la Masonería:  Aceptar la existencia del misterio y emprender la búsqueda del conocimiento para develarlo. Este es el camino iniciático, el camino de la superación espiritual.  De eso se trata el misterio del Santo Grial.

La iniciación requiere, además de la transmisión de la influencia espiritual por parte de la Masonería, la transmisión de una enseñanza tradicional y simbólica. En este sentido, tanto la Orden del Temple, como el Santo Grial, son fuentes importantes de la enseñanza tradicional y simbólica. Dicha enseñanza, es muy necesaria como sustento externo en el recorrido del camino iniciático, del cual se basa el propio e imprescindible trabajo interior de tallado de la piedra bruta.

El Santo Grial está Identificado dentro de la representación cristiana, con la imagen del cáliz. El Santo Grial es la copa que contiene la sangre de Cristo. Esta idea tiene una marcada dualidad, si se tiene en cuenta que sirvió primero como cáliz de la última cena, pero poco después sirvió también como recipiente en el que José de Arimatea recogiera la sangre del Cristo crucificado.

Por último, es importante acotar que, dentro del simbolismo del Santo Grial, es posible encontrar restos de otras tradiciones. A primera vista, salta un marcado acento que proviene de la mitología celta, ligado principalmente al ciclo artúrico, pero también, muestra elementos alquímicos y árabes, precisamente, con las tradiciones sufíes, bastante emparentadas con la masonería.

 

Seis Datos Curiosos sobre el Santo Grial.

 

1)  José de Arimatea, un rico y recto comerciante judío que era seguidor de Jesucristo y que había comprado la tumba en la que se sepultó el cadáver de Jesús de Nazaret cuando éste fue bajado de la cruz, se habría quedado con el Santo Grial, así como con la Lanza Sagrada, el arma que hirió el costado del Señor Jesús cristo.

José de Arimatea habría llevado la copa sagrada y la lanza a Albión, antiguo nombre de Gran Bretaña, donde estableció su residencia, levantando una pequeña capilla en Glastonbury, lugar donde habrían quedado guardadas ambas reliquias, las cuales serían custodiadas en los siglos venideros por varios caballeros britanos, como Sir Pells y Sir Galahad, el más santo de los caballeros de la Mesa Redonda.

2) Ni la Biblia ni ninguno de los textos y evangelios apócrifos se refieren detalladamente en sus páginas al Santo Grial. Como dato curioso Sólo en el Evangelio de Mateo se comenta que, durante la Última Cena, Jesús bebió con sus discípulos de una copa: “Del mismo modo, tomó el cáliz y se lo dio a sus discípulos diciendo: ‘Tomad y bebed todos de él’.

3) La primera gran referencia que se conoce sobre el Santo Grial data de unos 1.100 años después de Cristo, cuando el autor francés Chrétien de Troyes publicó en 1776 su obra épica “Perceval o el cuento del Grial”. Esa obra, la más enigmática de la producción literaria de este autor y que quedó inacabada, contiene la primera mención escrita del Santo Grial y en ella se habla de la visita de Perceval —quien aspira a ser caballero del Rey Arturo— al castillo del Rey Pescador, en el cual le es mostrado una copa o grial. Dentro del mismo hay una especie de oblea sagrada que, milagrosamente, alimenta al herido padre del Rey.

4) Si bien Tradicionalmente el Santo Grial se asocia al cáliz, copa o vaso que usó Cristo en la Última Cena y posteriormente José de Arimatea para recoger la sangre de Jesús en la Cruz, después aparecerían otras interpretaciones que relacionaban al Santo Grial como la piedra filosofal alquimista e incluso con el supuesto linaje de Jesucristo.

Los autores Peter Redgrove y Penélope Shuttle, por ejemplo, sostienen que la imaginería del Grial esconde en realidad un símbolo de la matriz femenina y del ciclo menstrual. Para ellos, el término “Santo Grial” debe entenderse en el sentido de Santa Sangre, es decir, como la supuesta descendencia física de Jesús, que se trasladó a las Galias y continuó allí. El Santo Grial, para estos autores, sería entonces el portador de la sangre de Cristo, pero no en el sentido simbólico de un recipiente, sino de su descendencia, es decir, los portadores de su linaje o sangre.

5) Durante siglos, los cazadores del Santo Grial han especulado que una de las reliquias más importante de la Cristiandad podría corresponder a uno de los cálices que hoy se encuentran en iglesias y museos de todo el mundo.

Entre los “candidatos” a ser la copa sagrada de Jesucristo se encuentra el Santo Cáliz de Valencia, conservado actualmente en un relicario en la catedral de esa ciudad española. Curiosamente, en la propia página web del templo se afirma que “tanto por los datos arqueológicos como por el testimonio de la tradición y los documentos que se poseen, es completamente verosímil que este hermoso vaso estuviera en las manos del Señor en la víspera de su Pasión”.

6) El historiador y escritor inglés Grigor Fedan lanzó una curiosa teoría sobre el Santo Grial, afirmando que, en vez de ser la humilde copa de un carpintero, sería en realidad el único evangelio escrito por el mismísimo hijo de Dios.

“La copa es sólo un símbolo para las enseñanzas reales de Jesús, escritas por él mismo. Se llamó así con el objetivo de evitar la persecución que sufrían los cristianos en aquel momento. Estas enseñanzas en un primer momento se escondieron en la Biblioteca de Alejandría, en Egipto, el mayor almacén de conocimiento de la Antigüedad. En el siglo IV D.C. este evangelio fue trasladado a una localización secreta en las montañas de Tibesti, las más grandes del Sahara, en Chad. Posteriormente, los caballeros templarios hicieron copias de este Evangelio, que fue ocultado antes de que la orden fuese disuelta en el siglo XIV. Probablemente haya un ejemplar enterrado bajo la pequeña capilla de Rosslyn, a escasos 15 kilómetros de Edimburgo, en Escocia, y los masones podrían tener otra copia. El original, escrito por Jesús, se habría atesorado en algún lugar sagrado, por su valor místico más que práctico”.

La búsqueda del Grial a mi punto de vista es un viaje hacia la iluminación. Simboliza el anhelo del hombre por la perfección espiritual que nos transporta del estado de ignorancia hasta un estado de gracia y de purificación. El hombre en la búsqueda de su Creador, intenta traer el Cielo a la Tierra, integrando las ideas de redención y salvación a través de la transformación del individuo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *